Reseña: Dororo capítulo 8 “La historia de Saru”

Compartir:
Dororo Capitulo 8 Book Cover Dororo Capitulo 8
Osamu Tezuka
Acción, Aventuras, Demonios, Historico, Shounen, Sobrenatural
Tezuka Productions
El 19 de marzo de 2018
https://es.wikipedia.org/wiki/Dororo_(anime_de_2019)

El padre de Hyakkimaru es un ambicioso guerrero que concede a cuarenta y ocho demonios las cuarenta y ocho partes del cuerpo de su hijo recién nacido a cambio de que le otorguen el dominio de Japón. Hyakkimaru que es abandonado a su suerte por sus padres, lo rescata un doctor que consigue reconstruirlo con prótesis de madera. Cuando se hace mayor Hyakkimaru decide recuperar sus cuarenta y ocho partes perdidas, venciendo a cada uno de los demonios con los que pactó su padre. En su búsqueda se le une Dororo, un pequeño ladronzuelo que al principio quiere robarle su espada.

Opinión Tata-chan:

Hola amiguitos, espero que se encuentren bien, hoy hablare del capítulo 8 de esta emocionante e intrigante historia, debo decir antes de empezar que este capítulo termino llenándome de emoción, no escavo más, quiero que ustedes opinen sobre ello, comencemos.

Un pueblo sumergido en una gran lluvia que  logra sumergir cualquier ruido en la nada y que al finalizar llegan nubes negras como la noche misma, llegando a su vez una precipitación de ceniza, alertando a los pobladores, dando al final la orden de buscar una novia para “Nokosaregumo”  Una  nube negra que no tiene nombre, nubes que viajan como si el cielo lo hubiera abandonado, así que la gente le empezó a decir Nokosaregumo, que significa nube olvidada.

Tierras montañosas,  geiser emanando un desagradable olor que no le gusta a nuestra Dororo, quejándose de ser la única que soporta ese espantoso olor, en vista de que su acompañante no emite ningún sonido, trata de obligarlo a decir algo pero el tema es olvidado por la aparición de un desfile de novia que por supuesto le parece raro a Dororo en vista de los rostros.

En eso aparece un niño cubierto en piel de lobo tratando de atacar al pequeño desfile pero es detenido por Dororo, como nuestra Dororo es tan perspicaz, trata de hacer negocios con el niño llamado Saru y este le cuenta sobre el demonio al cual le ofrecerán a su nee-san como sacrificio.

“Nokosaregumo” un demonio que aparece de vez en cuando para devorar a la gente de del pueblo, pero estos ofrecieron a una novia para evitar que comieran a los demás, y así este se fue sin matar a nadie más. Ahora los aldeanos ofrecen a una novia cada vez que este regresa. Esto le parece incomprensible a Dororo pero eso no evita que ofrezca sus servicios, pero debe haber una remuneración, el cual Saru les da una piedrita de oro.

Aunque las ganas de salvar a tu ser querido son grandes, no puedes estar seguro de que este quiera lo mismo, lo peor es que Hyakkimaru no logra ayudar en nada ¿Por qué será? Bueno, el humo negro emana energía maligna, cegándolo en un mar rojo. Los resultados de su misión fue un completo y rotundo fracaso.

Las lágrimas no brotan pero un deseo de venganza nace en Saru, tras contar su historia. Un niño el cual se tuvo que criar solo en la montaña porque sus padres fallecieron cuando estaba uy pequeño, los aldeanos de aquella aldea lo echaron porque la montaña era de su pertenencia, maltratado por aquellos humanos creo desconfianza en ellos, hasta que apareció su Nee-chan, una aldeana joven y de buen corazón que lo trato como un niño y su igual, este incluso le veía como una figura materna.

Ambos niños terminan de acuerdo con su venganza, pero ahora deben planear el ataque, considerando todos los pro y contras que apreciaron en el primer encuentro, también debían estar preparados de un posible aumento de tamaño de aquella bestia.  Tanto Dororo como Saru tienen algo en común, una pérdida, un pesar en sus corazones, tan grande que incluso en sus sueños no logran distraerse de tal dolor.

Un plan casi infalible, dos niños motivados y un joven con una idea para ver, mientras Dororo es el sebo, Saru aprovecha los gases inflamables de los geiseres para crear prácticamente una bomba, quemando al demonio, se dispersa el humo maligno derritiendo poco a poco al demonio pero no es fácil, logra recuperarse.

Hyakkimaru le lanza piedras y flechas sin causarle daño al demonio, pero su plan no es causarle daño con eso, sino, de localizarlo a través del sonido con los golpes, dándole en uno de los ojos, pero Dororo al fin se da cuenta y se une al demonio para que con el sonido pueda saber a dónde atacar, pero este queda inconsciente.

Vemos a Hyakkiamu gritar, un llamado para Dororo, este después de un rato recupera la conciencia y con su voz Hyakkimaru le corta el otro ojo, es comido por la otra cabeza del demonio (mal movimiento del demonio) y Hyakkimaru lo derrota.

Tanto Dororo como Hyakkimaru caen en uno de los pozos, Saru ve a su Nee-san y nota que está aún con vida y al mismo tiempo Hyakkimaru recupera su nariz y con ello su sentido del olfato, espantándolo el olor repulsivo del pozo.

Tarde o temprano, las despedidas aparecen, Dororo es decepcionado por la paga, la Nee-san les agradece su gran ayuda y les regala una flor que le da a Dororo y pues claro, esto lo disfruta más  Hyakkimaru el cual le da un olor nuevo al cual familiarizarse y les da la buena noticia de que ambos vivirán juntos como si fueran familia. Ya en pleno camino Hyakkimaru logra pronunciar el nombre de “Dororo” dejando a la niña sorprendida y cautivada. Aquí termina el resumen, espero que les haya gustado y nos vemos en el siguiente capítulo.

Loading...
Tata-chan

Tata-chan

Amante de los animales y novelas, apasionada con todo lo que hago, Solo soy una persona normal como ustedes que se emociona como una niña cuando de anime se trata. Espero que seamos buenos amigos n_n