Reseña: Dororo capítulo 7: “La historia de la araña de seda Jorogumo”

Compartir:
5
(1)

Hola amiguitos, espero que estén bien, hoy hablare de este capítulo, en donde nos demuestran que no todos los demonios son tan malos y que pueden llegar a cambiar, dándoles un punto de vista un poco más humano, pero mejor cuento del capítulo para que logren comprende, empecemos.

Unido a un lindo y trágico recuerdo, Hyakkimaru camina con Dororo, quien trata de ayudarlo al intentar distraerlo de todos los pensamientos que habita en su mente, tanto es esto, que si solo escuchaba la risa del joven, tal vez, solo tal vez, pueda superar su tristeza.

Hyakkimaru puede ser inexpresivo pero un campesino lo logra expresar, Dororo puede estar confundido e incluso avergonzado de las expresiones del campesino pero estaba hipnotizado por nada más y nada menos que una mujer endemoniada en forma de araña. Por más habilidoso que fuera nuestro Hyakkimaru, este demonio logra escapar.

El hambre es una necesidad y siempre será la debilidad para todo ser vivo, si, incluyendo a los demonios, la única manera de saciar esta necesidad es cumplir con ello, unos trabajan, otros roban, unos mantienen la fe y otros sencillamente toman medidas equivocadas, pero todo depende de uno mismo y las decisiones que llegamos a tomar.

Aquí nos encontramos con un campesino llamado Yajiro que encuentra a Ohagi (la demonio), este le da alojamiento y comida mientras que él hace trabajo forzado que apenas le daba para comer, aquella mujer solo lo miraba como un alimento pero se da cuenta que le ofreció todo lo que tenía mientras respetaba la vida de los insectos como si fuera la de un humano, dándole esperanzas a aquella demonio sobre que aún existen hombres buenos.

Dororo ya no sabe si las desapariciones son causa de un demonio o no, solo estaba cansada por falta de alimentos, pero debía encontrar al causante para poder retirar la recompensa.

Ya la verdad se ha revelado, el campesino  ha mostrado su culpabilidad como el que se lleva a los aldeanos para darles la libertad ante tal opresión y Ohagi demuestra que es el demonio que se alimenta de la vitalidad de los humanos, siendo este recuperable (no mata humanos). Hyakkimaru, al principio sigue al demonio pero termina siguiendo a los soldados (asumo que uso a los soldados para llegar al demonio, debido  a que no ve).

En medio del escape, Ohagi le ofrece al Yajiro escapar juntos en el que ambos sobrevivan. Sin reparo, los guardias empiezan atacar y en ello sale herido Yajiro, explota Ohagi y salvajemente lucha para salvar a su protector, mientras Hyakkimaru intervino solamente para detener lo que mancharía el alma de Ohagi. Con esto, Ohagi y Yajiro lloran con la esperanza marcada en su intercambio de miradas.

Dororo tuvo la gran enseñanza de esta situación, las acciones que Hyakkimaru hizo en aquel momento. No importa quién o como sea, una vida es valiosa para todo ser vivo, aquí nace la primera expresión de un simple gesto de burla de Hyakkimaru.

Aquí termina el capítulo que va en contra completamente a lo que veníamos viendo desde el primer capítulo, espero que les haya gustado y sin más, nos vemos en el próximo capítulo de Dororo.

Calificación del anime

¿Cuantas estrellas le darías a este anime? Danos tu opinión con una calificación.

Calificación Actual 5 / 5. Votos: 1

No tenemos votos todavía, se el primero en calificar el anime

Gracias por calificar el Anime

Comparte la reseña para que mas gente conozca sobre el

Tata-chan

Tata-chan

Amante de los animales y novelas, apasionada con todo lo que hago, Solo soy una persona normal como ustedes que se emociona como una niña cuando de anime se trata. Espero que seamos buenos amigos n_n

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *