Reseña: Dororo Capitulo 23 “La historia de los demonios”

Compartir:

Furia surge de Hyakkimaru, para alguien que quiere recuperar su cuerpo y que se lo nieguen, resulta ser inconcebible. La hija del demonio Midoro se encuentra intranquila, tal vez siente la presencia de su madre acercándose, los aldeanos piensan huir pero sin ninguna esperanza de sobrevivir a la guerra, la pequeña yegua logra escapar. La madre de Hyakkimaru y Dororo deben encontrarlo para apaciguar las llamas demoniacas que Hyakkimaru posee, mientras esto sucede, Tahomaru quiere agarrar todo el cuerpo de su hermano para volver hacer el pacto.

Hola amiguitos, espero se encuentren bien, hoy hablare del capítulo 23 de esta fascinante aventura, como vera, comenzamos con una pelea que jamás se hubiera imaginado, pues los demonios le dieron partes del cuerpo de Hyakkimaru tanto a Tahomaru como a sus guardaespaldas… ¿cómo terminara todo esto? Comencemos.

Dororo y la madre de Hyakkimaru logran llegar al campo de batalla, Dororo por instinto piensa detener a su hermano pero el viejo Miwa lo detiene pues no sabe si en la condición que se encuentra puede no reconocerla.

El viejo Miwa siente la presencia de los demonios del salón del infierno, también salió a la luz de que uno de los demonios fallo en devorarlo, lo cual le da mayor entendimiento al anciano que aún no sabía por qué Hyakkimaru logro vivir. Dororo aún no sabe lo que pasa ya que aún no comprende por qué desde hace tiempo no encuentra ninguna parte del cuerpo de Hyakkimaru y el anciano Miwa señala que es por culpa de Tahomaru y sus lacayos. Esto obviamente preocupa a su madre.

Entre toda la conmoción aparece al campo de batalla la pequeña yegua de Midoro que se encuentra desesperada por encontrarse con su madre, esta se da cuenta de su presencia pero se está enfrentando a dos contrincantes, Hyogo y Mutsu, Midoro mata a ambos, después de darle una despedida decente a su hija, termina muriendo.

La tristeza de Tahomaru al perder a sus mejores amigos, recuerdos hermosos volviéndose los más dolorosos terminan por enfurecerlo. Mientras esto sucedía, Hyakkimaru recibe sus brazos, a Dororo no le dio tiempo para hablar cuando Tahomaru ya lo empieza atacar.

La madre detiene por un momento el enfrentamiento pero Hyakkimaru escapa y Tahomaru le persigue.  ¿yo soy el bueno? Esto es mío ¿Por qué todos se meten en mi camino? Estos son unos de tantos pensamientos de Hyakkimaru que no comprende el por qué todos se entromete, no toma mucho tiempo para que Tahomaru llegue, siguiendo con la palea más anómala y sorprendente de todas mientras Jukai los observa desde una balsa.

“Puede ser una bestia, pero el vínculo madre e hijo es igual de fuerte”

Unas palabras del anciano Miwa ante lo que pudo observar, Dororo piensa en cómo ayudar y detener a su hermano, cabiendo la posibilidad de que hasta que alguno de los muera no terminara esta pesadilla, después de una extensa conversación, Dororo se encuentra determinada en volverse más fuerte tomando en cuenta las palabras de Miwa.

Daigo recibe noticias de que el otro ejército de los Asakura ha emergido del oeste, dando sus órdenes, al retiro de su lacayo empieza a justificarse, sin querer admitir que tomo la decisión equivocada. En eso, le llega un mensaje de que sus hijos se encuentran peleando y para colmo de una manera anormal, sin embargo confía plenamente que Tahomaru será el vencedor, aunque eso signifique que no pueda enviarle algunos soldado por su situación en la guerra.

Tahomaru tras haber logrado escapar de su hermano, se dirige a su castillo y manda a desalojar para tener mejor lugar para la pelea.

Ser humano no solo es clasificado por ser fuerte, si no por lo que llevas en el corazón, si eres de buen corazón no te convertirás en un demonio, eso lo sabe muy bien Dororo, que ha convivido mucho tiempo con Hyakkimaru.

Tahomaru espera a Hyakkimaru en una de las habitaciones de su castillo, no pasa mucho tiempo cuando Hyakkimaru llega, empezando nuevamente su pelea en un espacio confinada, rodeados del fuego.

A lo lejos se logra visualizar el incendio, haciendo que Dororo corre hasta el castillo, la señora va tras de Dororo, piensa detenerlos, son sus hijos los que pelean y aunque tal vez no logre hacer nada, no piensa quedarse con los cruzada de brazos. Jukai se encuentra en la entrada del castillo, piensa también detener a Hyakkimaru, dejando ver de reojo una estatuilla.

El entendimiento de una niña rebosa, solo quiere tener a su hermano a su lado, no importa que no tenga ojos, brazos, piernas, ella se encontrara a su lado y será sus ojos, sus manos y piernas, todo para que este no se vuelva un demonio o muera.

Aquí termina el capítulo de Dororo, realmente me ha dejado emocionada, esperamos un desenlace que sea digno y nos deje satisfechos. Algo curioso que me pareció en este capítulo es que de 48 demonios pasaron a ser 12, no sé si fue un error o por los pocos capítulos que toma esta adaptación, pero en fin, me pareció importante mencionar, espero que les haya gustado la reseña, nos vemos en otro capítulo.

Calificación del anime

¿Cuantas estrellas le darías a este anime? Danos tu opinión con una calificación.

Calificación Actual / 5. Votos:

Gracias por calificar el Anime

Comparte la reseña para que mas gente conozca sobre el

Tata-chan

Tata-chan

Amante de los animales y novelas, apasionada con todo lo que hago, Solo soy una persona normal como ustedes que se emociona como una niña cuando de anime se trata. Espero que seamos buenos amigos n_n

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *