Reseña: Dororo capítulo 16 “La historia de Shiranui“

Compartir:

Hola amiguitos espero que estén bien, hoy hablare de este capítulo, el cual me sentí como una montaña rusa con respecto a mis emociones, pero no daré más vueltas y empecemos.

Un encuentro no deseado y el que puede revivir rencores pero que a pesar de eso, lo único que quiere Dororo es que lo dejen en paz, Itachi, el causante de una infancia difícil para esta niña, quiere algo que todos quieren, encontrar el gran tesoro que lo vuelva rico y asume que el mapa lo completara nuestra Dororo asi que la secuestra.

Mientras Hyakkimaru trataba de buscar la ruta en donde se dirigía Dororo, el grupo que lo secuestro se aleja rápidamente, guiados por el mapa obtenido después de profanar la tumba de la madre de Dororo, Itachi tiene muy en claro que Hibukuro ocultaba gran cantidad de dinero que les robaban a los samuráis y ahora este lo quiere con desesperación.

Llegaron a una zona en donde pueden ver el cabo en donde el papá de Dororo oculto el dinero, necesitan ahora botes pero todos están destruidos y el pueblo que se encontraba allí estaba destruido, asumiendo que fueron bandidos que hicieron de las suyas ahí.

Aquí es cuando llega un hombre ofreciéndoles sus botes con tal de una paga, aceptando sin más remedio aunque el instinto de Dororo diga que este chico tiene algo raro.

Botes movidos por tiburones, el chico los ha tomado como su familia, Jiromaru y Saburomaru, tanto los quiere que resulta enfermizo y más cuando da su brazo como alimento, incluso sacrifica a ese pequeño pueblo para que se alimenten.

Las cosas nunca son lo que parecen y es tarde para arrepentirse, se desvían del camino, uno de los barcos es hundido por los tiburones, devorándose cada uno de los tripulantes, dejando a todos estupefactos y sin poder defenderse o pelear por su vida.

Saburomaru ahora le toca vigilar a la presa para que no se escape y que puedan comer más tarde.

Itachi revela que se alejó de los samuráis porque esa misma gente los traiciono, usándolos de carnada sin pensar que son humanos y volvieron a ser forajidos, dándose cuenta de su grave error.

Un discurso motivador puede venir de cualquiera, pero esta vez viene del hijo de un gran jefe, recordando lo grande que fue, dándoles valor hasta el más miedoso de todo el grupo, ideando al momento un plan en el que es posible que ella muera.

Ser el anzuelo para que los forajidos maten al tiburón, un suicidio prácticamente pero tenaz, logrando su cometido con esfuerzo.

Remar por su vida antes de que anochezca, persona usando al tiburón como señuelo para llevar a su terreno al chico que los llevo a esa trampa, golpearlo es un gran remedio para su rabia pero Dororo los detiene.

Es hora de que Dororo les diga en donde está el tesoro, por las buenas o por las malas, descubriendo así que es una niña, esto sorprende a Itachi ya que Dororo siempre fue tratada como un niño por su padre.

Esto duro poco ya que por el calor de la fogata se fue revelando poco a poco el mapa, dejan a Dororo amarrada del árbol y siguen su camino al gran tesoro que los espera.

Y antes de que culmine este capítulo cabe destacar el odio y resentimiento que nace en el chico que golpearon, dándole una orden de matar a todos los que mataron a Saburomaru… este capítulo como dije, hay altas y bajas, pero emociona cada vez más, ahora debemos ver como se desenvuelve la historia y como Hyakkimaru lograra encontrar a Dororo (esperemos que eso suceda) en fin, espero que les haya gustado, nos vemos en el siguiente capítulo.

Calificación del anime

¿Cuantas estrellas le darías a este anime? Danos tu opinión con una calificación.

Calificación Actual / 5. Votos:

Gracias por calificar el Anime

Comparte la reseña para que mas gente conozca sobre el

Tata-chan

Tata-chan

Amante de los animales y novelas, apasionada con todo lo que hago, Solo soy una persona normal como ustedes que se emociona como una niña cuando de anime se trata. Espero que seamos buenos amigos n_n

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *